Salud: gremios marcharon y llevaron su reclamo a Casa de Gobierno

Para los sindicatos, el nivel de acatamiento del primer día del paro fue alto. Frente al edificio gubernamental criticaron al Gobernador y al ministro de Salud. Mañana la medida de fuerza repetirá la misma modalidad de hoy.

Los trabajadores marcharon para hacer oir su reclamo. (Marcos García / Los Andes)
Con un alto nivel de acatamiento, los trabajadores de la Salud cumplieron hoy su primera jornada del paro de 48 horas previsto para esta semana. Los hospitales y centros de salud de toda la provincia funcionaron como lo hacen los días domingos y feriados. Pero además durante el transcurso de la mañana, los médicos y no profesionales nucleados en Ampros y ATE realizaron multitudinarias concentraciones en la explanada de la Casa de Gobierno y una movilización por las calles céntricas.

Esta mañana, sólo funcionaron las guardias mínimas, algunas cirugías programadas y los servicios de internación en los centros asistenciales de la provincia. Mientras que pasadas 9.30, los trabajadores se concentraron en las puertas del edificio gubernamental para llevar su reclamo de mejoras salariales al espacio de trabajo del gobernador Francisco Pérez y del ministro de Salud, Carlos Díaz Russo.

La multitudinaria protesta –acompañada con banderas, carteles y bombos- estuvo encabezada por las titulares de Ampros, Isabel Del Pópolo, y de ATE, Raquel Blas, quienes criticaron duramente a Pérez y las políticas que lleva adelante en materia de Salud. A estos gremios además se sumaron los Judiciales, Fadiunc y choferes de troles. Para evitar inconvenientes, personal de seguridad cerró las puertas del lugar.

Del Pópolo exclamó: «Estamos más unidos que nunca y no vamos a ceder a aprietes y negociados, no vamos a aceptar las migajas que le dieron a otros gremios».

Y agregó: «Y si alguien nos quiere descontar los días de paro va a tener que ir él (por el gobernador Pérez) a devolver el día porque nosotros no lo vamos a hacer».

Por su parte, Raquel Blas apuntó contra Díaz Russo, y pidió que lo echen de sus funciones. «Exigimos que echen a este ministro de salud que sólo apunta a los intereses privados», afirmó.

La gremialista también advirtió: «De concretarse los descuentos realizaremos escraches en las casas de los funcionarios que ordenaron y firmaron esos descuentos».

Luego, los manifestantes se movilizaron por distintas calles del centro: pasaron por Colón y San Martín, subieron por Montevideo hasta Patricias Mendocinas y desde allí volvieron a instalarse en Casa de Gobierno.

Tal como se había anunciado, la medida de fuerza se extenderá hasta mañana y repetirá la misma modalidad que hoy. En tanto que para la semana que viene está previsto que haya una restricción en la atención que durará tres días consecutivos a partir del martes.

Ayer, la tensión entre las partes se profundizó luego de que a los representantes de ATE y Ampros les llegara una citación para mañana a las 17 en la Subsecretaría de Trabajo.

En ese momento, lo que se va a solicitar desde el ala oficial encabezada por el gobernador Francisco Pérez será que los mendocinos tengan garantizado el servicio mínimo de salud, es decir, que los establecimientos sanitarios funcionen como un día domingo. Esto significa, que se atiendan las emergencias y los servicios de guardia.

Pero para los gremios, este pedido no sólo está por fuera de los marcos legales, porque es algo que ya había quedado pactado, sino que es un parche más dentro de las problemáticas por las que atraviesa la salud en Mendoza. Isabel Del Pópolo, titular de Ampros, explicó en este sentido que lo que ellos (por los trabajadores de la salud) están reclamando va más allá de un aumento en los salarios.

«El Gobierno está más preocupado en brindar los servicios mínimos que en dar soluciones verdaderas a los problemas graves en materia de salud», expresó Del Pópolo, y aclaró que lamentablemente los paros parecieran ser la única manera de hacer reaccionar a las autoridades.

Entre sus argumentos, la titular de Ampros citó ejemplos concretos, como el hecho de que «desde 2008 estamos diciendo que en Malargüe se están quedando sin pediatras y que tienen sólo dos centros de salud para atender a la población. Esto es vergonzoso».

Por su parte, desde el Ministerio de Salud volvieron a mencionar que durante los días en que perdure la medida de fuerza el servicio de atención médica estará vigente. «Que la gente vaya a los hospitales», repitieron.

Related posts