EN LA PANDEMIA LA FESPROSA ESTÁ AL FRENTE DE LA AGENDA DE LXS TRABAJADORXS DE LA SALUD

Foto: Sofía Alberti

Asi lo sostuvo la presidenta de Fesprosa en su informe al Consejo Ejecutivo Nacional reunido el miércoles 13 de mayo.

Estas son algunas de sus consideraciones

Desde el comienzo hicimos eje en la necesidad de proteger la salud de nuestros y nuestras trabajadoras sin dejar de luchar por los derechos salariales y las condiciones de trabajo. En la primera reunión con el Ministerio de Salud de la Nación sostuvimos la necesidad de una paritaria nacional de salud y un plan nacional de desprecarización laboral. En ese mismo momento, a fines de marzo, expusimos nuestro pliego:

  1. Plan nacional de protección de las y los trabajadores de salud frente a la pandemia.
  2. Provisión de EPP en cantidad y calidad suficientes.
  3. Cobro Universal del bono estímulo para salud (señalando nuestra decepción por la disminución de 30 a 20 mil pesos en el monto y el alargamiento del plazo).
  4. Testeo masivo a todxs lxs trabajadorxs de salud. En ese camino, cambio del criterio de caso que permita un aumento sustancial de los testeos. El criterio de caso era hasta ese momento claramente restrictivo.
  5. Inclusión del COVID-19 como enfermedad profesional.
  6. Creación de los comités de crisis con participación de las y los trabajadores
  7. Derogación del impuesto al salario, como mínimo, durante la pandemia.

¿Qué hemos logrado desde entonces?

La provisión de EPP tuvo una leve mejoría en cantidad y en extensión territorial. Sigue siendo insuficiente, en general, en el primer nivel de atención. Muchas de nuestras organizaciones (Sitas, APTS, CICOP Escobar y otras) tuvieron que hacer compras para sus afiliadxs para paliar estos déficits. Camisolines hidrorepelentes y guantes de látex siguen siendo los insumos con mayor criticidad. En este punto, es imprescindible la permanente vigilancia y presión de la Fesprosa y sus regionales a través de la campaña “Con Menos No “.

El lanzamiento por parte del Ministerio de un protocolo de protección basado en una combinación de encuesta autoadministrada, seguimiento de procesos y control febril es un primer paso en la dirección correcta. Siendo solo una guía de trabajo, optativo para provincias y municipios. Sin embargo, la media sanción ayer en Diputados de la Ley de Protección (de la cual participamos) abre la puerta para su aplicación obligatoria en todo el país en caso de que el Senado le de sanción definitiva.

2) Con respecto al bono, sigue siendo nuestra posición que deben modificarse el Decreto 215 y la Resolución nro. 3 para garantizar nacionalmente su cobro universal. Pero está claro que nuestra intensa campaña en los medios y la Jornada de Lucha del 7 de mayo obligaron al gobierno a re direccionar fondos de los planes de financiación internacional para que el mismo permita a provincias y municipios ampliar el universo de trabajadores y trabajadoras que cobren el bono. Es una batalla en curso pero sin duda cada nuevo trabajador y trabajadora que acceda al beneficio es una conquista de la lucha de Fesprosa y de todos lxs trabajadorxs de salud.

3) Quizás la conquista más significativa fue la inclusión del COVID-19 como enfermedad profesional. Fuimos los primeros en salir a denunciar este enorme agujero legal en los medios .Comenzó, luego, una artera campaña de las ART que pretendieron con un discurso mentiroso calmar las aguas sin asumir compromisos económicos. Y vino por fin la resolución gubernamental que dio una respuesta importante (aunque no total) al tema de la cobertura. En el ínterin, varios autoseguros provinciales y municipales adhirieron a la norma y logramos en Santa Fe que el gobierno brinde cobertura de ART a monotributistas y otras formas de trabajadores y trabajadoras precarias.

4) Ganamos la batalla conceptual sobre el criterio de caso y la ampliación de los testeos.Aun así, el peso de la tecnoburocracia en el Ministerio y la escasez relativa de recursos que aún perdura han impedido, hasta el momento, que este cambio de criterio nos abra la puerta a los testeos amplios en el personal de salud. Dijimos en la última reunión que no se trata de un problema epidemiológico sino político. Seguiremos dando esa batalla.

5) Los comités de crisis con participación de las y los trabajadores es sin duda uno de los puntos altos del protocolo ministerial y una conquista de la Fesprosa. Ahora habrá que bajarlos a cada provincia, municipio, hospital y centro de salud. La experiencia de los pocos que están funcionando en distintos niveles ha sido en general positiva. Por más que el texto de la resolución acompaña nuestro planteo, sin la presión en cada lugar estos comités (tal cual los pensamos nosotros) no van a funcionar.

6) Ganancias: después de 15 años de lucha logramos con la ley que tuvo ayer media sanción la primera norma de cumplimiento efectivo que puede aliviar a los y las trabajadoras de esa pesada mochila. La Ley 27.480, su antecedente, nunca se aplicó por indolencia y falta de voluntad política del macrismo. Esta pequeña puerta es también una conquista de las y los trabajadores encabezadxs por Fesprosa y abre paso a una lucha más amplia por la derogación definitiva del impuesto al salario.

Compañerxs

Demostramos en estos 60 días que se puede negociar con el poder sin perder la autonomía. Que se puede reclamar en la mesa de negociación y en la calle. Que se puede luchar durante la pandemia porque no estamos en estado de sitio. Y que se puede, con esta lucha común, obtener conquistas parciales que en lugar de debilitar potencian la agenda global, incluida la defensa y fortalecimiento de la salud pública. Es el momento de construir la más amplia unidad, como la que mostramos en la mesa de negociación y sobre todo en la Jornada del 7 de mayo. Es momento de dejar de lado diferencias menores y construir juntos la gran fuerza que necesitamos los y las trabajadoras de la salud para conquistar la agenda pendiente y seguir impulsando hoy, más que nunca, los 15 puntos del MDS y la Multisectorial.

Related posts