Noveno Congreso Extraordinario de FESPROSA Declaración política y resoluciones

El día 4 de diciembre se llevó a cabo en el Hospital de Niños de Córdoba el Noveno Congreso Extraordinario de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA-CTA).

En la apertura del mismo, celebrando los diez años de la Federación, hablaron en nombre de los gremios fundadores que dieron el primer soporte jurídico Liliana Carracedo (APSADES-Salta), Víctor Aramayo (APUAP-Jujuy), Isabel del Pópolo (AMPROS-Mendoza) y JorgeYabkowski (CICOP-Buenos Aires).

Luego de un amplio debate sobre la situación político sanitaria en la transición el Congreso aprobó la siguiente declaración y adoptó resoluciones.

Transición política

“Asistimos a una transición política compleja. Por un lado la derrota de la coalición gobernante expresó el rechazo de la mayoría de los ciudadanos al rumbo político, económico y social del oficialismo.

Por otro, los anuncios del nuevo gobierno y la conformación de sus gabinetes son motivo de preocupación entre los trabajadores en general y en la FESPROSA en particular.

El Gobierno que se va

Los indicadores de salud colectiva en el fin de ciclo reflejan una situación social que marca la persistencia de severos déficits, no superados durante el periodo de crecimiento económico que comenzara en el 2003 y que hoy se encuentra detenido. No ha habido mejorías sustanciales en indicadores sensibles que hacen a la situación sociosanitaria: Niños y niñas bajo la línea de pobreza, niños y niñas bajo la línea de indigencia, tasa de mortalidad infantil, tasa de mortalidad materna y embarazos adolescentes.

El sistema público de salud en la Argentina cuenta con 1.500 hospitales y 6.000 unidades sanitarias. El sector público consolidado (nación, provincias y municipios) invierte solo el 2,6% del PBI, es decir, del 25 al 30% del gasto total en salud. El 85% de ese gasto lo siguen aportando las provincias. El gasto de bolsillo de la población (medicamentos, insumos, aranceles, seguros privados, copagos) supera el 40 %.Los planes focales, aplicados verticalmente como paquetes promovidos por los organismos financieros internacionales, no han solucionado los grandes problemas de la salud: No mejoraron las tasas de mortalidad infantil y materna.

El Plan Remediar no disminuyó el gasto de la población en medicamentos. El Plan Nacer no impactó positivamente en las tasas sanitarias y agravó la precarización laboral. Las tercerizaciones y las privatizaciones fragmentaron y debilitaron al sistema público de salud, sin ofrecer respuestas.

La situación de los trabajadores

En el Sector Público, trabajan 300.000 agentes (profesionales, técnicos, administrativos y personal de apoyo). El principal programa del Ministerio de Salud de la Nación, el plan de médicos comunitarios, hoy en vías de reconversión, tiene al 100% de su fuerza laboral precarizada, con bajos sueldos y cobro irregular. En el Hospital Posadas se encuentran precarizados el 70% de los profesionales. La situación persiste a pesar de la desprecarización de treinta mil trabajadores de todo el país gracias a la lucha de las regionales de FESPROSA.

En muchos casos los salarios se encuentran por debajo del valor de la canasta familiar regional (canasta básica total). La baja tasa de sustitución del salario por el haber previsional (40%) lleva al envejecimiento de los planteles, dado que los trabajadores postergan al máximo el momento de su jubilación. Las condiciones laborales antes descriptas, el deterioro edilicio y la violencia intra y extrainstitucional, conforman un cuadro que impacta negativamente en la salud de los trabajadores de la salud. Recientemente CICOP, la regional de FESPROSA en la provincia de Buenos Aires, obtuvo la sanción de una norma que reconoce el desgaste laboral y el sufrimiento psicosocial de los trabajadores de salud. Este es un paso que deberá extenderse a todo el país.

En el orden nacional no existe una instancia de negociación colectiva entre el Estado y sus trabajadores. Todos los ministros de la era kirchnerista se negaron a una interlocución sistemática con la Fesprosa y desestimaron convocar a una paritaria nacional de salud.

La otra cara de estas políticas sanitarias y laborales, han sido las acciones contrarias a la libertad sindical y la criminalización de la protesta en diversas ocasiones a lo largo de estos doce años.

Preocupación por la situación económica y el nuevo Gobierno

El déficit de las cuentas públicas se acerca al 8% del PBI. Las reservas del Banco Central están exhaustas. Con el golpe inflacionario de los últimos 45 días la inflación interanual se acerca al 30%. Es motivo de preocupación que tanto el equipo económico como el ministro de trabajo designado hablen de un acuerdo social con paritarias a la baja o con criterios de “productividad”.

Preocupa asimismo la orientación en defensa del modelo sindical vigente y contra los fallos de la corte en materia de libertad sindical. La presencia de altos ejecutivos de multinacionales en el Ministerio de Trabajo de la Pcia de Bs As y en la Secretaria Nacional de Empleo son muy malas señales para los trabajadores.

El Ministro de Salud designado fue por muchos años subsecretario en el gobierno de Menem. En la ciudad llevó políticas contrarias a la integración del equipo de salud, en particular en el área de salud mental. Y dejando ex profeso por fuera de la carrera profesional a las licenciadas en enfermería.

Acaba de declarar que “las Obras Sociales (y no el Sector Público) son la médula del Sistema de Salud argentino”.

Frente a estos signos el Congreso de FESPROSA adopta una actitud de vigilia movilizada, a la espera de las primeras medidas y solicita una urgente entrevista con el ministro de Salud.

Exigencias

FESPROSA exigirá AL NUEVO MINISTRO políticas activas en defensa de la salud pública y de las condicionales laborales de sus trabajadores, a saber:

A- Apoyo al Proyecto de Ley de Creación del Programa de Financiamiento del Sector Público de Salud que busca llevar el gasto estatal en el área al 4% del PBI en el 2016, como inversión social prioritaria. Este programa, basado en el incremento de la inversión del estado nacional, prevé que las provincias que accedan al mismo deban cumplir una serie de requisitos que compartimos, a saber:

* La no disminución de su propio presupuesto medido en porcentual del PBI. La creación de una cuenta especial de transferencia con acceso al monitoreo público en Internet.

* La promoción del trabajo decente, finalizando con la precarización de los trabajadores de la salud y los salarios que no cubran la canasta familiar.

* La prohibición expresa de aplicar esos fondos a la privatización o tercerización de servicios.

* La gratuidad absoluta de todas las prestaciones en el Sistema Público.

* La negociación colectiva nacional, una carrera sanitaria para todo el país y la oferta de trabajo full-time en el Sistema Público de Salud.

B- – El compromiso de suspender la financiación de planes focales con créditos de los organismos financieros internacionales, los que aumentan la deuda externa y la dependencia en el diseño de políticas públicas de salud.

C- – El apoyo a la creación de una paritaria nacional de salud, con participación de los gremios del sector, los ministerios de salud y trabajo y el Consejo Federal de Salud.

D- – El apoyo al proyecto que lleva las jubilaciones al 82% móvil para los trabajadores de la salud. Junto a ello la derogación del impuesto al salario.

E- – La puesta en marcha de políticas efectivas que hagan realidad los instrumentos legales disponibles para la producción pública de medicamentos, sueros y vacunas.

F- La apertura de un amplio debate hacia un Sistema Único de Salud Nacional.

Compromiso con la Salud Socio Ambiental

El glifosato fue declarado como “probablemente cancerígeno para los seres humanos” (Grupo 2A) por el informe del mes de marzo de 2015 del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer, órgano que actúa dentro del marco de la Organización Mundial de la Salud. Las evidencias epidemiológicas en los pueblos fumigados y la resolución de la OMS hacen necesarias la prohibición inmediata del glifosato y el 2,4D.

La “Megaminería a cielo abierto” es una de las más devastadoras formas de extracción de materias primas minerales (oro, plata y cobre principalmente). Tiene enorme impacto negativo a nivel ambiental, social, económico y cultural.

FESPROSA se pronuncia por la prohibición de la megaminería contaminante con utilización de sustancias tóxicas, la reforma inmediata del Código de Minería y la anulación de todas las leyes que permiten a las corporaciones transnacionales.

FESPROSA se pronuncia asimismo contra la extracción de hidrocarburos por el método de fractura hidráulica ( fracking) que ha demostrado sus consecuencias nocivas sobre el ambiente, en particular la contaminación de los recursos acuíferos con sus consecuencias nocivas sobre la salud de las poblaciones.

Libertad sindical

La obtención de la Personería Gremial luego de un juicio que duró cinco años está muy lejos de ser una concesión graciosa del gobierno saliente. Ha sido producto de la lucha así como la obtención de la inscripción de nuestras regionales de La Rioja y Tucumán.

Aún está pendiente la inscripción de Neuquen y el avance de los tramites de personería en Jujuy, Santa Fe, San Luis y Garrahan, así como la inscripción de Catamarca, Tierra del Fuego y Formosa. Con la personería nacional y dieciséis legalidades regionales FESPROSA se encuentra en inmejorables condiciones de dar la lucha en los difíciles momentos que se avecinan.

Bono de Fin de Año o Aguinaldo Completo

El deterioro del salario no puede esperar negociaciones paritarias que comenzarán en su mayoría dentro de cuatro meses. FESPROSA apoya el planteo de sus regionales de exigir como compensación un bono de fin de año de 5000 pesos o un doble aguinaldo.

Decide en ese camino establecer contacto con todas las organizaciones sindicales, en primer lugar con nuestra CTA Autónoma en función de luchar en común por este objetivo.

Vigilia movilizada y reconvocatoria

El Congreso de FESPROSA se pronuncia en apoyo a las regionales actualmente en conflicto en defensa de sus derechos a un salario y condiciones de trabajo dignas.

Apoya las medidas de SIPROSAPUNE-Neuquén, AMPROS-Mendoza, SISAP- Chubut, SIPRUS-Santa Fe, UTS-Córdoba, APUAP-Jujuy y APTASCH-Chaco.

Convoca a su vez al Consejo Ejecutivo Nacional para la semana del 15 de enero (aproximadamente) en Buenos aires para analizar la evolución de los acontecimientos y decidir los pasos a seguir”.

* Equipo de Comunicación de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA)

Fuente: http://www.agenciacta.org/spip.php?article18161

Related posts