Importancia testar rápidamente a los trabajadores de la salud para diagnosticar COVID-19.

Los trabajadores de la salud en la Argentina estamos ante un riesgo inadmisible de enfermar por COVID-19, EPP inadecuados e insuficientes, protocolos de cuidado no universales, pluriempleo y precarización laboral aportan mucho a que el 15% de los infectados en esta pandemia sean trabajadores de la salud.

Se deben extremar las medidas de prevención y la protección de los trabajadores ya infectados y testear para detectar infección por PCR para COVID-19 de inmediato a los trabajadores de la salud ante el menor síntoma  para disminuir el riesgo de diseminación de la infección a sus familias y al resto del equipo de salud.

Hospitales como vehículos de transmisión

          Cito la CARTA DENUNCIA DE LOS MEDICOS DEL HOSPITAL PAPA GIOVANNI XXIII DE BERGAMO, LOMBARDIA- ITALIA en donde resaltan: «estamos aprendiendo que los hospitales pueden ser los principales vehículos de transmisión de Covid-19, ya que se llenan rápidamente con pacientes infectados que infectan a pacientes no infectados. El sistema de salud regional en sí mismo contribuye a la propagación de la infección, ya que las ambulancias y los trabajadores de salud se convierten rápidamente en vectores. Los trabajadores de la salud son portadores asintomáticos de la enfermedad o están enfermos sin vigilancia«.

La falta de Elementos de Protección Personal adecuados y procedimientos de trabajo seguro pone en riesgo a los trabajadores de la salud

          En una reciente encuesta hecha entre 936 profesionales de la salud, principalmente médicos, hispanos en América (1), tienen, según su percepción, una mala disponibilidad de Elementos de Protección Personal y cuidados institucionales. Fallas en el equipamiento EPP, solo el 56% tiene disponibilidad de respiradores N95, faltan camisolines y máscaras faciales. El 25% no tuvo acceso a políticas y procedimientos de seguridad personal en el lugar de trabajo, la mitad tuvo capacitación sobre medidas de protección y menos de la mitad de los trabajadores tuvo respaldo de su lugar de trabajo en caso de enfermarse. El trabajo concluye que según los resultados, muchos de lo trabajadores de la salud no cuentan con políticas y procedimientos de seguridad en el lugar de trabajo.

La importancia de los asintomáticos en la transmisión de la infección

          Un estudio de la Universidad de Padua en Italia sobre Supresión de COVID-19 por cuarentena en el municipio de Vo´ Italia (2),  recolectó información demográfica, presentación clínica, hospitalización, red de contactos y presencia de infección de SARS-CoV-2 por hisopados nasofaríngeos a la mayoría de la población. El 21 de febrero se produjo en esta ciudad la primer muerte por COVID19 de Italia, rápidamente se decretó cuarentena en el municipio de Vó, y se testeo por hisopado nasofaríngeo  al 86% (2812 personas) de la población al inicio de la cuarentena y al 72% (2343 personas) a los 14 días. Al primer día de cuarentena encontraron una prevalencia de infección del 2,6% y al fin de la cuarentena del 1,2%. Lo notable fue que el 43% de los casos confirmados de infección COVID-19 en los dos estudios fueron asintomáticos, que permanecieron positivos unos 7 días, y no se encontraron diferencias significativas de la carga viral entre sintomáticos y asintomáticos. En el seguimiento de los contactos de los nuevos infectados y reconstruyendo la cadena de transmisión reveló que la mayoría de las nuevas infecciones encontradas  en el segundo estudio fueron antes de iniciar la cuarentena, por infectados asintomáticos. Los síntomas fueron registrados, siendo tos y fiebre los más reportados, el 41% de los pacientes positivos eran asintomaticos, no reportaron ni tos ni fiebre ni ningún otro síntoma atribuido al COVID-19, en el segundo muestreo a los 14 días, 44,8% de los positivos eran asintomáticos. No se detectaron infecciones en niños de 0 a 10 años a pesar que algunos de ellos vivían con pacientes infectados (este punto es discutido en otros trabajos). Hasta los 50 años la prevalencia de infección oscila entre 1,2 y 1,7%, en el caso de personas mayores es tres veces mayor. De los casos positivos 17% requirieron hospitalización , de los hospitalizados la distribución etaria fue de 7% (41 a 50 años), 14% (51 a 60 años), de 28% (61 a 70 años), de 36%  (71 a 80 años) y de 14% (81 a 90 años). Gran parte de los infectados tanto sintomáticos como asintomáticos y de todas las edades se negativizaron entre la primera y la segunda toma de muestra. El virus fue detectadle en muestras nasofarínges de 4 a 8 días de iniciada la infección. Cuando se analizó la relación entre comorbilidades entre pacientes sintomáticos y asintomáticos no mostró correlación significativa. El rol de los individuos asintomáticos sería la llave de la transmisión, puesto que no hay diferencia en la carga viral con los sintomáticos. la transmisión podría ocurrir principalmente antes de los síntomas.

La falta de elementos de protección adecuada, la dificultad de identificar a los portadores asintomáticos y los síntomas inespecíficos del COVID-19 ponen en relevancia los testeos inmediatos a los trabajadores de la salud ante cualquier síntoma.

         El 24 de marzo, el CDC en su actualización Evaluating and Testing Persons for Coronavirus Disease 2019 COVID-19 (3), aconseja el testeo inmediato a los trabajadores de la salud SINTOMATICOS  (grupo 1). Pero ¿cuales son los síntomas que se consideran necesarios para el testeo? Mirando pie de notas, se lee esto:

2 For healthcare personnel, testing may be considered if there has been exposure to a person with suspected COVID-19 without laboratory confirmation. Because of their often extensive and close contact with vulnerable patients in healthcare settings, even mild signs and symptoms (e.g., sore throat) of COVID-19 should be evaluated among potentially exposed healthcare personnel. Additional information is available in CDCInterim U.S. Guidance for Risk Assessment and Public Health Management of Healthcare Personnel with Potential Exposure in a Healthcare Setting to Patients with Coronavirus Disease 2019 (COVID-19).

Así que bastaría un simple dolor de garganta para motivar el testo

         En este otro documento del CDC, actualizado el 13 de abril (4), se observa que los asintomáticos y los pre-sintomaticos son el principal problema que esta modificando todo el contexto. Y aunque también en este documento se insista en que los trabajadores de la salud con síntomas tienen prioridad para el testeo (punto 8): A continuación se detallan los cambios a la orientación a partir del 13 de abril de 2020: Para abordar la transmisión asintomática y pre-sintomática, implemente el control de fuente para todos los que ingresen a un centro de salud (por ejemplo, personal de salud, pacientes, visitantes), independientemente de los síntomas. Esta acción se recomienda para ayudar a prevenir la transmisión de personas infectadas que pueden o no tener síntomas de COVID-19. “se debe tener en cuenta que la fiebre puede ser intermitente o no estar presente en algunas personas, como las personas de edad avanzada, inmunodeprimidas o que toman ciertos medicamentos (por ejemplo, AINE). El juicio clínico debe usarse para guiar las pruebas de individuos en tales situaciones. Los síntomas respiratorios consistentes con COVID-19 son tos, dificultad para respirar y dolor de garganta. La evaluación médica puede estar justificada para temperaturas más bajas (<37,8 Cº) u otros síntomas (por ejemplo dolores musculares, náuseas, vómitos, diarrea, dolor de cabeza, dolor abdominal, secreción nasal o fatiga). Se dispone de información adicional sobre la presentación clínica de pacientes con COVID-19. El trabajador de la salud con sospecha de COVID-19 debe tener prioridad para las pruebas”.

Por lo que no solo hay que hacer los test en estas condiciones, sino también decidir con qué frecuencia hacerlo, dado el problema de los asintomaticos no bastaria una vez para sacar “carnet de sano-inmune”. Esta situación poco clara refuerza la idea de testear ante síntomas leves compatibles con una gripe.

La importancia de la detección temprana

          El virus del SARS-CoV-2 puede detectarse inicialmente 1–2 días antes del inicio de los síntomas en muestras de vías respiratorias superiores (5), y hay que tener en cuenta que la detección del virus por PCR en muestras nasofaríngeas disminuye progresivamente después del séptimo día de iniciados los síntomas.

Conclusión

Dada la elevada circulación del virus hay que evitar que el hospital sea un foco diseminador del virus para cuidar la salud de la comunidad, de los trabajadores y sus familias y sostener el trabajo de los servicios de salud para dar respuesta frente a la epidemia.

Se debe testear sistemáticamente a los trabajadores de la salud para infección por COVID-19 y promover protección universal según prácticas con EPP suficientes, accesibles y de calidad.

  1. https://www.mdpi.com/1660-4601/17/8/2798
  2. https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2020.04.17.20053157v1.full.pdf
  3. https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/hcp/clinical-criteria.html
  4. https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/hcp/infection-control-recommendations.html

       5)https://www.ecdc.europa.eu/sites/default/files/documents/COVID-19-Discharge-criteria.pdf

Alejandro Márquez 21/4/2020

Related posts