Después de los acuartelamientos se avecinan protestas de estatales

FUENTE: LA NACIÓN
FECHA: 11/12/2013

Se anunciaron paros en hospitales públicos y ATE exigió un «bono de emergencia».
Por Nicolás Balinotti

La huelga policial que se extendió en varias provincias encendió el reclamo de otros sectores que perciben su salario de manos del Estado. Es el caso, sobre todo, de los empleados de la salud pública y docentes, y de los que desempeñan sus tareas en las administraciones provinciales y municipales.

«Los sueldos de la policía no escapan del resto de los salarios: son parte de la política salarial de hambre. Un estatal de provincia percibe menos de 4000 pesos y un municipal menos de 2000. Eso no puede ser. Queremos que se reconozca en los municipios el salario mínimo vital y móvil [$ 3600]», planteó a LA NACION Julio Fuentes, el líder nacional de la Asociación de Empleados del Estado (ATE).

A medida que ayer se iba extendiendo la sublevación policial, muchas dependencias públicas bajaron sus persianas ante el caos callejero. Sucedió en Tucumán y Santa Fe, y había pasado en Córdoba, Catamarca y Neuquén. «Hubo paros y asambleas permanentes en casi todo el país», reconoció a LA NACION Leonardo Fabre, jefe del gremio que agrupa a los trabajadores de la Anses y uno de los referentes de la Coordinación de Gremios Estatales que conformaron la CGT y la CTA opositoras.

«Lo que pasó con la policía facilitará la negociación salarial porque provocó un baño de realidad sobre el atraso que existe desde hace varios años. La clase política deberá hacer una autocrítca: o las paritarias siempre fueron débiles o hubo un abuso patronal de los Estados provinciales y municipales», sostuvo Fabre.

Hugo Moyano convocó hoy a su consejo directivo. Se repasará la situación tras el levantamiento policial y se analizará cómo serán las paritarias el año próximo. Y si bien Luis Barrionuevo había incitado al jefe camionero a convocar a un paro nacional contra la inflación, esa medida no sería aprobada por la CGT opositora. «Vamos a adoptar una posición de razonabilidad por el momento del año y por lo que está sucediendo», dijo un dirigente que estuvo ayer con Moyano.

De acuerdo a un relevamiento de ATE, que extiende su influencia gremial en 700 municipios y cientos de hospitales, la situación salarial más crítica tiene sus raíces en la salud pública. Por eso, Fuentes exigió una paritaria nacional para el sector, en la que por una misma actividad el sueldo sea idéntico en todo el país.

La Federación Sindical de Profesionales de la Salud (Fesprosa) informó ayer que hubo jornadas de paro en 11 provincias: Buenos Aires, Córdoba, Neuquén, Catamarca, San Juan, La Rioja, Chaco, Salta, Jujuy, Santa Fe y Formosa.

El referente de la Fesprosa, Jorge Yabkowski, solicitó ayer una reunión con el ministro de Salud, Juan Manzur. Y entregó un pedido por escrito: exigió el cese de la precarización laboral y derechos laborales para el personal del sector público.

En sintonía con este reclamo, el Sindicato de Obreros de Maestranza que conduce el barrionuevista Oscar Rojas protestó ayer en los hospitales porteños «por pagos en negro y falta de aportes». En medio de este berenjenal, hubo un sector estatal que fue beneficiado: UPCN. Logró en algunas dependencias un plus salarial de fin de año. Tal vez por eso, sus adherentes poblaron ayer con banderas la Plaza de Mayo. Fueron la excepción entre la población de gremios estatales

Related posts