CONVENIO ENTRE LA PROVINCIA DE LA PAMPA Y LA REPÚBLICA DE CUBA

DECLARACIÓN DEL CEN NACIONAL DE FESPROSA FRENTE AL CONVENIO ENTRE LA PROVINCIA DE LA PAMPA Y LA REPÚBLICA DE CUBA

El Consejo Ejecutivo Nacional de FESPROSA, reunido el 21 de Noviembre en la sede nacional de la CTA autónoma manifiesta su honda preocupación por el anuncio efectuado por el gobierno de La Pampa, dando a conocer un contrato de tercerización de servicios de salud con el estado cubano. En tal sentido hace suyas las consideraciones de su Regional La Pampa, el SITRASAP, que transcribimos a continuación.

“En La Pampa el sistema de residencias ha formado aproximadamente a 160 médicos generalistas con el esfuerzo mantenido en parte por el pueblo pampeano y en parte por el gobierno nacional. Cabe preguntarnos entonces, ¿por qué el gobierno provincial decide anunciar pomposamente que rubricará un convenio comercial con el gobierno cubano para traer alrededor de 20 profesionales especialistas de medicina general, erogando una suma no menor a los $ 36.000 mensuales por cada uno de ellos? Argumentan desde el Ejecutivo que esta medida fue resuelta en virtud de no lograr la cobertura de algunas localidades del interior con médicos de nuestro medio.

Con este artificio el gobierno pretende desmerecer la residencia de medicina general pampeana, escondiendo su responsabilidad en el fracaso para contener y contratar nuevos profesionales.

¿Cuál es la realidad de la oferta laboral hoy en La Pampa?
Cada ingresante es sometido a un sistema de contrato precario bajo los términos de un artículo sexto de dos (2) meses de duración, con limitados derechos tanto en lo social como en lo salarial. Estos trabajadores sólo permanecen si aceptan la renovación indefinida (al cabo de esos 2 meses), bajo la inexistente figura legal de un “Artículo sexto Continuo”. También se les exige el cumplimiento de un número abultado de guardias durante todo el mes, (denominadas “Disponibilidad”) las que luego son pagadas a un valor menor a lo pactado. Esto genera una gran sobrecarga laboral, una verdadera situación de explotación contraria a las condiciones dignas de trabajo. Pero es más perverso aún, puesto que al salario que oscila entre $13.000 y $20.000, el gobierno suma lo que corresponde por guardias (liquidadas en negro) para entonces aplicar sobre ese monto total, el descuento por impuesto a las ganancias que fluctúa entre $5.000 a $9.000 mensuales o más. A la falta de garantías en la estabilidad laboral hay que sumarle la ausencia de compromiso por parte de las autoridades para buscar soluciones al problema habitacional, exigiendo la permanencia en las localidades por largos períodos sin permitir rotaciones ni capacitaciones.

¿Por qué el gobierno Provincial dilapida la plata que los pampeanos invertimos en la formación de profesionales a quienes después no contrata?; ¿Por qué a los médicos cubanos les pueden pagar $36.000 o más y no quieren contratar dignamente a nuestros profesionales?
Es evidente que a este gobierno no le interesan los trabajadores pampeanos como tampoco le importa la salud del pueblo: Por más que pretendan corrernos por izquierda esta administración continúa con la estrategia de la derecha, tercerizando los servicios esenciales y evadiendo responsabilidades como estado desertor.

Merece una última observación la política del gobierno Cubano de impulsar un convenio de tercerización con una administración que denigra persistentemente a sus trabajadores, desobedeciendo las leyes y violando sistemáticamente sus derechos.”
FESPROSA no cuestiona la calidad de los profesionales cubanos que en más de ochenta países han demostrado su capacidad. Tampoco fomenta la xenofobia ni se niega a impulsar el intercambio internacional de formación y perfeccionamiento. FESPROSA ha estado en primera fila junto a los estudiantes argentinos formados de la Escuela Latinoamericana de Medicina de La Habana, colaborando en las gestiones para que obtengan el reconocimiento de sus títulos y logren su inserción laboral en nuestro país.

Hecha esta salvedad señalamos que desde su fundación la FESPROSA ha hecho de la batalla contra la precarización una de su principales banderas. En menos de un lustro 27.000 trabajadores de la salud de todo el país pasaron a planta gracias al accionar de sus regionales. La federación ha denunciado al gobierno nacional por fomentar el trabajo en negro a través del plan de médicos comunitarios y por mantener precarizados 3000 trabajadores del principal hospital del país, el Posadas. A su vez combatió y combate la tercerización de servicios asistenciales como los de anestesia, imágenes, laboratorio y otros en varias provincias.

Es por ello que en el caso de La Pampa FESPROSA se opone a una tercerización de servicios onerosa, injustificada, que tiene el solo objeto de brindar un barniz políticamente correcto a las políticas de precarización laboral de los gobiernos provincial y nacional.

Related posts