Cada cual con su sueño

En un año como el 2013 es inevitable abrir el debate sobre las posibles consecuencias de la política de unidad de acción de nuestra CTA en el plano electoral. Y digo electoral y no político porque desde el 8 de junio al 19 de diciembre nuestras acciones han tenido una fuerte, una decisiva impronta política.

 

La contundencia, la adhesión popular a las medidas adoptadas en el marco de la unidad de acción para frenar el ajuste, acallaron parcialmente el debate que centraba sus críticas en la “impresentabilidad” de alguno de los co-convocantes.

El “Caballo” Pereyra, el “Momo” Venegas, hasta un Barrionuevo en las sombras, invalidaban para los críticos la movilización social generada.

La mayoría de ellos miraban para otro lado cuando se les preguntaba por Insfrán, Alperovich, Berni, Andrés Rodríguez o Gerardo Martínez. La adhesión al modelo K convierte a todos los sapos en príncipes azules.

Algunos, rendidos ante la evidencia de la ciudad vaciada el 20 N, dieron un paso atrás y cambiaron la pregunta.

- Y ahora,dicen, ¿no ven que Moyano armó su partido para jugar con Scioli, Massa, Macri?

Chocolate por la noticia.

¿Pensaban que se iba a afiliar a la UP o al Partido Obrero?

Mirado el problema en términos de proceso es utópico pensar que ese sindicalismo que nació y creció al amparo del Estado desde antes del 45 se vuelva democrático y autónomo sólo porque se resquebrajó su alianza con el PJ gobernante.

Así como nosotros construimos con el horizonte de la autoorganización democrática y libre del pueblo, el sindicalismo empresarial lo hace para recuperar su paraíso perdido. Ellos añoran a Rucci y a Vandor. Nosotros al gallego Soto, a Tosco, a Salamanca y a Germán.

En ese camino con dos puntos de llegada distintos, hay un tramo que es el de defender a nuestros representados del ajuste, que se puede recorrer en común.

Por la ruta 2 podemos terminar en Mar del Plata, en Pinamar o en Castelli. Hasta las medialunas de Atalaya podemos ir juntos.

Mucho más cuando en ese tramo se discute si el ajuste de 4 puntos del PBI que nos propone la Presidenta para la discusión salarial 2013 lo vamos a poner los trabajadores como sueña ella o los patrones, privados y estatales, como aspiramos nosotros.

Lo electoral no es una anécdota. Para una Central que construye agenda mirando al conjunto de la clase trabajadora no es lo mismo tener o no tener legisladores que la defiendan en el Congreso.

Miremos si no la Ley de Riesgos del Trabajo, el 82 % móvil para los jubilados, el 82 % para salud, el proyecto de Ley de Financiamiento del Sistema Público de Salud, libertad sindical y tantas otras iniciativas sostenidas por los diputados de nuestra CTA.

Autonomía entonces no es indiferencia, es construcción de acuerdos y alianzas que hagan avanzar los reclamos históricos.

Cada uno tiene su sueño.

Para Yasky-Wasiejko la reelección eterna. A los aplaudidores del Salón Blanco les va la vida en ello.

Para Clarín y La Nación la unidad opositora.

La unidad de la clase trabajadora y el pueblo para transformar en serio la Argentina.

Ese es el nuestro.

* Secretario de Salud Laboral de la CTA. Presidente de la Federación de Asociaciones Sindicales de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FeSProSa)

Related posts