UTS realizó la "marcha de las antorchas y de la bronca"

La medida fue en reclamo de un aumento salarial, la reincorporación de personal y mejoras en las condiciones de trabajo y ante la falta de respuestas por parte del Gobierno provincial.

La Unión de Trabajadores de Salud (UTS), junto con la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y Centros Barriales llevaron a cabo esta tarde la denominada “Marcha de las Antorchas y la Bronca” en pleno centro de la Capital cordobesa.

La protesta comenzó en la explanada frente a la Iglesia Catedral y se extendió durante parte de la noche.

La medida fue en reclamo de un aumento salarial, la reincorporación de personal y mejoras en las condiciones de trabajo y ante la falta de respuestas por parte del Gobierno provincial.

En ese sentido, Carlos Altamirano, titular de UTS indicó que ya no se quedarán callados. “Cada falla que exista la vamos a dar a conocer, antes la subsanábamos con esfuerzos y el silencio. Ya no vamos a tolerar más”, expresó.

Y agregó: “Las autoridades se llenan la boca hablando que inauguran hospitales pero no hablan del dinero que destinan en el mantenimiento de los hospitales. Vamos a tomar el toro por las astas y vamos a denunciar todo lo que veamos”, sentenció.

Asambleas

Los trabajadores de UTS continúan con asambleas en estado permanente y trabajo a reglamento, por lo que continuará resentida la atención en unos 22 hospitales de la Provincia.

Las medidas de fuerza se iniciaron el 29 de septiembre ante la falta de respuestas del Gobierno provincial a las demandas de los trabajadores que desde hace dos años reclaman un salario digno para todo el equipo de trabajadores de la salud y por una salud pública de excelencia para Córdoba.

Encadenados

Una médica, una enfermera y una administrativa se encadenaron ayer frente al Polo Sanitario, en el marco de las protestas por mejoras salariales y laborales que mantiene el sector. Se trata de profesionales nucleadas en la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS). Paula Meana, integrante de la comisión directiva de UTS y enfermera que trabaja en el servicio de emergencias del Hospital Domingo Funes, manifestó que el nosocomio presenta múltiples falencias: “Todo tiene un límite. Reclamamos por la falta de personal y por el salario indigno que percibimos. Mi sueldo básico es de 3.100 pesos”, dijo.

Related posts